miércoles, 30 de marzo de 2011

La Receta

Nélida y Esther tomaban puntualmente el té a las cinco. Nélida y Esther jugaban a la canasta con las señoras del Royalty. Eran gemelas.

Nélida había sido la nena de papá en su infancia, había tenido excelentes notas en la escuela, se había recibido de profesora de piano y había tenido algunos novios en su juventud, pero terminó casándose con Alfredo.

No había tenido hijos y hacía cinco años que había enviudado.

Esther por su parte y en contrapartida a su hermana había sido una niña sumisa, siempre pasando desapercibida. Viviendo a la sombra de Nélida y cuidando de sus padres hasta que estos murieron.

Hasta se había quedado llorando como una estúpida en silencio cuando Alfredo se casó con su hermana. Alfredo, el único amor de su juventud.

Nélida, egoísta, despótica, perversa, se fue a vivir con Esther luego del fallecimiento de Alfredo ya que había perdido la casa debido a las deudas que tenía por el juego.

Esther acostumbrada a su vida sumisa, acogió a su hermana y hasta le dio su propio cuarto, pero poco a poco, la actitud posesiva y dominante de Nélida la hicieron ama y señora nuevamente de la casa de Esther y hasta de sus amigas.

Esther cocinaba día y noche, limpiaba, tejía, surcía por y para su hermana. A pesar de todos sus esfuerzos, la pérdida de dominio, protagonismo y autoridad de su hogar era constante y la exclusión de su grupo de amigas del Royalty era inminente.

Pronto se acercaba la cena de fin de año, que todas las señoras del club esperaban con ansias para lucirse.

Esther, por su parte, muy entusiasmada y luego de limpiar la sangre de la alfombra durante horas empezó a trozar la carne (que por cierto era muy dura).Lavó las verduras y buscó una receta deliciosa para el banquete en el libro de Doña Petrona.

18 comentarios:

Ceci dijo...

jajajaja muyyy mujeres asesinas! GENIAAAAAAAAAAAAL! AGUANTE LA GEMELA MALVADA! ;)

La hija de la Lagrima dijo...

Gracias Ceci!!! Y bueh...a veces me pinta por el asesinato...se ve q tengo tantas ganas de matar a algunas personas...

Beso!

gastmun dijo...

Este también me gustó, siga con los cuentos(tengo miedo a lo que pueda pasar si deja de canalizar por este lado)
PD: ¿Tendre la carne tierna?
PD1:deja de robarte mis regalos imaginarios, el libro es mio

La hija de la Lagrima dijo...

Gastmun: Si dejo de canalizar por este lado quizas haga la gran Barreda, ja!
No sé cuantos años tendrás vos, pero en mi caso, q tengo 32, ya hace tiempo q necesito mas de un hervor!
Y por ahora, el libro no es de nadie. En Parque Rivadavia cuando pedis ese libro te miran como si pidieras un enano chino albino (?)

Ale dijo...

Buenisimo!

La hija de la Lagrima dijo...

Ale: Te gustó? q bueno, de a poco vamos liquidando gente...muajajaja

Ale dijo...

Si, de verdad me gusto... como que el final me lo veia venir, pero a la vez me sorprendio. Muy bueno posta.

La hija de la Lagrima dijo...

Ale: De a poco me voy poniendo a tiro con mis cuentos, asi q iré posteando.

Gracias por pasar.

Beso!

Juanelemental dijo...

Me gusto

La hija de la Lagrima dijo...

Juanelemental: cha gracia!

Beso

Lucas Fulgi dijo...

Me gusta, y me gusta mucho.

La hija de la Lagrima dijo...

Lucas: Hoy pasé por tu blog, el q se titula Jazz me encanto!
Gracias x volver. Fijate q tb postee otro cuento. Ahora estoy trabajando en un par mas.

Beso!

Mekans dijo...

Llevadero y con el valor agregado de la sorpresa. Muy, pero muy agradable :).

La hija de la Lagrima dijo...

Mekans: Me estoy poniendo al día con tu blog, tenes cosas buenisimas!

Un beso y gracias x seguir pasando.

Lucas Fulgi dijo...

Estoy trabajando en un nuevo proyecto de difusión de blogs. Hacéme saber si te gustaría participar y si sabés de más gente, estaría bueno difundirlo... si te parece algo copado.

http://elsemillerodeblogs.blogspot.com

Saludos.

Andrés Ini dijo...

Genia! Gracias por comentar mi blog!
Muy bueno el tuyo! Qué lindo tener vecinos amigables.
Un beso.

Ale dijo...

No te duermas! Minimo uno por mes tenes que postear.

La hija de la Lagrima dijo...

Andrés: Gracias!

Ale: Lo sé, lo sé...ya estoy armando cosas nuevas...
Beso!